1 aprile 2011

Si pudiera abrir mi gruesa flor...

                                             Yo no me dejar humillar por las cosas irracionales:
                                             penetrar lo que haya en ellas de sarcasmo hacia mí
                                              haré que las ciudades y civilizaciones se me rindan.
                                                                                                                              W. Whitman



                                                                       En un lugar de la Mancha de cuyo nombre
                                                                                                        no quiero acordarme...
                                                                                                                                   Cervantes



                                                                                                 Eunice andaba en el sueño
                                                                                                           con zapatos de vigilia,
                                                                                                       ¡ay, Eunice, por tus pies
                                                                                                             te van a negar el día!

                                                                                                                             Eunice Odio


Si pudiera abrir mi gruesa flor
para ver su geografía íntima,

su dulce orografía de gruesa flor:
si pudiera saltar desde los ojos

para verme, abierta al sol,
si no me golpeara de pronto, en la mejilla,

esta reunida sombra,
esta orilla de silencio

que es lo que ciertos pañuelos a la lágrima,
un aposento blanco, descubierto.

Si pudiera quedarme abierta al sol
como el sencillo mar

y alta, recién nacida hija del agua,
creciera mi color al pie del agua.

Por qué no he de poder desnudarme los pies
en una casa en que los alfabetos ascienden

por el labio a la palabra, y en que duendes de menta,
sirven té verde y florecida sombra.

Por qué no he de poder
desnudarme los pies en una casa

en que todos los días
un año desviste su estatura melancólica,

y en que la costa azul de un relicario
guarda el retrato de un vecino de mayo que se ha ido.

Sin embargo

no puedo desnudarme los pies en esta casa
ni poner sobre la mesa el corazón.

Pero puedo abrirme como una flor
y saltar desde los ojos para verme,

abierta al sol.


Granada, Nicaragua,  Junio 12 de 1946


Eunice Odio

Nessun commento:

Posta un commento

Archivio blog

chi sono

La mia foto
Utopia, Italy
Artista sinestetica - ricercatrice di verità